¿En qué consiste la terapia psicológica individual?

 

En la terapia individual te ayudamos a que tengas un mayor conocimiento sobre ti mismo. Te ayudamos a entender tus emociones, tus conductas… y cómo tus pensamientos (muchas veces automáticos) dan forma a tu malestar. De esta forma aprendes a dominar tus emociones negativas, mejoras tu capacidad para tomar decisiones y desarrollas una autoestima sana, que te permite relacionarte mejor.

En la primera sesión tratamos de comprender la situación emocional que atraviesas y te damos orientaciones sobre cómo podemos avanzar para que te encuentres mejor. A veces se puede hacer un diagnóstico psicológico en la primera sesión, pero es prudente esperar si la situación es complicada.

Después de esta primera sesión, si es necesario, se iniciaría una fase de exploración en profundidad de tu problema y tus circunstancias y posteriormente iríamos ayudándote a comprender mejor tu malestar y las formas más eficaces de hacerle frente.

Generalmente, nuestros tratamientos se basan en el enfoque cognitivo-conductual, que es una forma de tratamiento psicológico que cuenta con muchas pruebas de eficacia en estudios científicos. Este tipo de terapia es breve y se orienta a cambios concretos, que se pactan con el paciente.

Los tratamientos de este tipo tienen una duración muy variable, pues se adaptan siempre a la situación de cada paciente. Una terapia individual para problemas de ansiedad, por ejemplo, dura entre 8 y 15 sesiones; para depresiones, la duración puede ser algo mayor, acercándose a las 14 a 18 sesiones. Pero repetimos, la duración depende mucho de cada paciente y de la problemática por la que consulta.

Al principio es conveniente que se realice una sesión por semana, si bien, conforme el paciente va mejorando, se pueden espaciar las sesiones a una frecuencia quincenal o mensual, según los casos. La duración de cada sesión es de unos 40 minutos. Y es muy habitual que recomendemos algunas tareas para realizar fuera de la terapia (por ejemplo, anotar nuestros pensamientos en algunos momentos de malestar, practicar ejercicios de relajación, u otros que se diseñan y se adaptan a cada caso particular).

La terapia individual se emplea a menudo para trabajar los problemas de ansiedad, la baja autoestima, la inseguridad personal y la toma de decisiones, el autocontrol de emociones problemáticas, la sensación de estancamiento en la vida (tanto en el área sentimental como en otras, como la vida laboral, las relaciones con otras personas significativas, etc.), los problemas sexuales (cuando no se tiene pareja o ésta no quiere participar en la terapia), etc.

En ocasiones, algunos de estos problemas están relacionados con la pareja o con otras personas de la familia. En estos casos, puede ser interesante valorar si es oportuno enfocar la terapia como una terapia de pareja o una terapia familiar. Este enfoque puede ser más interesante en casos más complejos o de más larga evolución.

Preguntas frecuentes

“Normalmente, ¿cuánto duran las sesiones y cuánto dura la terapia?”

La duración de la terapia depende de lo complejo que sea el caso y de la disposición del paciente a dedicar energías a mejorar. Una terapia individual para problemas de ansiedad, por ejemplo, dura entre 8 y 15 sesiones; para depresiones, la duración puede ser algo mayor, acercándose a las 14 a 18 sesiones. Pero repetimos, la duración depende mucho de cada paciente y de la problemática por la que consulta. La duración de cada sesión es de unos 40 minutos, aproximadamente.

“¿Qué tengo qué decir? No sé por dónde empezar... no tengo claro lo que me pasa”

Aunque creas que no vas a saber empezar, que no sabrás qué contar, no debes preocuparte. Los años de experiencia nos han enseñado que esa sensación se debe más a la ansiedad que te provoca al pensar que vamos a hablar de nuestras cosas y de las emociones que nos preocupan. Vuelvo a repetirte que es normal y nosotros lo sabemos. Te ayudaremos de forma sencilla a que nos cuentes qué es lo que te preocupa y comenzarás a sentirte un poco mejor.

“¿Es necesario que me acompañe alguien?”

Que te acompañe alguien o no depende de que eso te ayude a ti, que lo prefieras tú. Si crees necesario que otros hablen de lo que te sucede desde una perspectiva diferente, puede ser útil que te acompañen. En cualquier caso, si el profesional que te va a atender entiende que puede ser útil hablar con alguien de tu entorno, te lo comentará y tú decidirás si le pides que te acompañe en la próxima sesión.

“¿Está garantizado el secreto de lo que diga en la consulta?”

Por supuesto. La ley nos obliga a guardar secreto de todo lo que nos cuentan los pacientes. Además, en nuestra clínica esto es una obligación moral que sentimos por nuestras propias convicciones personales.

“No sé si lo mío es de psicólogo o de psiquiatra”

Si no tienes claro si en este momento de tu vida necesitas medicación que pueda ayudarte a sentirse mejor, a bajar tu ansiedad o a facilitarte el sueño, por ejemplo, no debes preocuparte. Nosotros en la entrevista inicial te aclararemos la necesidad o no de tomar fármacos. A veces es necesario tomar medicación, pero en otros casos la medicación puede empeorar tu situación. Si consideramos útil que tomes fármacos te podemos dar referencias de psiquiatras de nuestra confianza.

Ad

Descargas gratuitas

  • Guía de la ansiedad
    Contiene 50 páginas sobre la ansiedad y sus trastornos. Incluye abundantes ejemplos de personas que han sufrido estos trastornos.

  • Guía de las crisis de ansiedad
    Con recomendaciones imprescindibles para manejarse con las crisis de ansiedad y evitar hacer conductas que puedan empeorar la situación del paciente.

  • Guía del TOC
    De gran interés para personas que sufren trastorno obsesivo-compulsivo y para los familiares y allegados de estos pacientes.

  • Guía de la relajación
    Se incluyen ejercicios específicos para lograr estados de relajación muscular profunda.

Resource:Sxoparaellas.com