Hipnosis clínica

El poder de la sugestión, en positivo

Hipnosis clínica

Project Description

Especialistas en hipnosis clínica

La hipnosis clínica es el uso de la hipnosis con fines terapéuticos. No tiene nada que ver con la hipnosis que a veces se presenta en programas de televisión y shows similares. La hipnosis nos permite sacar partido del enorme poder que tiene la sugestión sobre nuestras emociones. Es parte de un tratamiento psicológico más amplio y, aunque puede ser muy potente, no es “magia”.

Ana Gutiérrez es nuestra psicóloga clínica especialista en el uso de la hipnosis con fines terapéuticos, aplicándola con éxito a sus pacientes desde hace más de una década. A continuación nos responde a algunas preguntas sobre esta técnica de intervención psicológica y nos aclara algunos mitos erróneos sobre la hipnosis.

¿Qué es la hipnosis?

La hipnosis es una intervención psicológica basada en técnicas de sugestión. ¿Qué es la sugestión? Es un proceso de la mente humana que facilita que otras personas, o la información transmitida por otros medios, puedan influir en nuestros estados psíquicos y físicos, atenuando los prejuicios de la mente racional y crítica.

La hipnosis clínica, ¿qué papel desempeña en la terapia?

La hipnosis utilizada en el marco terapéutico se denomina hipnosis clínica. Así empleada, es una herramienta, o técnica, que consigue, mediante sugestiones encadenadas, llevar a la persona a un estado de consciencia diferente. En este estado se pueden experimentar diferentes grados de relajación muscular y emocional facilitando, de esta manera, que las personas accedan con más facilidad al redescubrimiento de sus enormes recursos personales para el cambio, de los que no se suele ser consciente.

Gracias a la hipnosis clínica se puede llegar a un estado mental en el que la persona deja a un lado los prejuicios y hábitos disfuncionales que bloquean su mejoría. Se facilita un tipo de pensamiento proactivo y creativo, generando alternativas a sus pensamientos distorsionados, al sufrimiento emocional, a sus conductas bloqueadas y a su narrativa negativa. De esta manera al desaparecer la atadura con la razón, se permite que la imaginación ocupe su lugar implicándose, el paciente, tanto a un nivel racional como emocional en su mejoría, asumiendo el control sobre su cambio.

¿Cómo me hipnotizarías?

Comenzaríamos escuchando una serie de sugestiones encadenadas referidas al cuerpo y los cinco sentidos, que irían provocando la relajación de los diferentes músculos. Solemos recomendar cerrar los ojos, pues ayuda a focalizar la atención y a imaginar pero, si se desea, se pueden mantener abiertos. Normalmente utilizamos como objeto canalizador la respiración pues, al ser esta involuntaria y automática, no es necesario estar pendiente de ella. De esta forma el cuerpo descansa y la mente se libera de prestar atención a su entorno, a lo que está ocurriendo alrededor. De esta manera se accede con más facilidad al plano no consciente pues la imaginación facilita alternativas, mediante el lenguaje simbólico, con metáforas e imágenes que suelen ser bien aceptadas por la persona que está recibiendo la hipnosis.

Dependiendo de cada persona el estado hipnótico, la profundidad de este y la duración del mismo variará. El número de sesiones, así como la variabilidad también irán en sintonía con las características personales, facilidad para la sugestionabilidad y experiencias previas de la persona.

¿En qué problemas me puede ayudar?

La hipnosis es una herramienta terapéutica que se utiliza como apoyo en la recuperación y mejora de los problemas relacionados con ansiedad, depresión, estrés, miedo, dolor crónico, adicciones, problemas relacionados con el peso y en el momento del parto.

Aclarando algunas ideas sobre la hipnosis clínica

Durante muchas décadas la hipnosis se ha relacionado con el mundo esotérico, con actividades circenses e incluso, gracias al cine y la televisión, con el espionaje. Por estos motivos existen creencias erróneas, distorsionadas y grandes mitos sobre la hipnosis. Intentemos eliminar algunos:

La hipnosis es una práctica de charlatanes y embaucadores. A lo largo de la historia de la medicina, la psiquiatría y la psicología, la hipnosis y la capacidad de sugestión de la mente humana ha sido utilizada para ayudar a las personas en su recuperación y mejoría. Grandes figuras de la ciencia, en sus diferentes vertientes, la han estudiado y utilizado a lo largo de los años. Personalidades como Ramón y Cajal, Eysenck, Pavlov, o Freud, entre otros, la utilizaron en el marco terapéutico, y en el personal también.

Solo pueden ser hipnotizadas aquellas personas con escasa inteligencia. En realidad la inteligencia, mayor o menor, no es determinante. Ni la memoria o la facilidad para mantener la atención. Una variable que sí es determinante es la capacidad de sugestionabilidad de la persona para, en la primera sesión, acceder con más facilidad a la hipnosis.

Bajo hipnosis, se pierde la voluntad y la consciencia. No se pierde la consciencia ni se pierde la voluntad. Es imposible alterar la capacidad del individuo para hacer aquello que no quiera hacer. Bajo el estado de hipnosis se consigue focalizar la concentración y atención de la persona, sobre el problema y las herramientas para su mejoría. Tras el trance hipnótico la persona suele recordar desde el principio, o a lo largo de los minutos, lo que ha sucedido durante la sesión de hipnosis. Tampoco queda sujeta la voluntad de la persona, mediante sugestiones posthipnóticas, a la voluntad del terapeuta.

La hipnosis es peligrosa. En sí misma, la hipnosis no es peligrosa. De hecho es un estado natural, ya que todos podemos experimentar pequeños estados hipnóticos de forma espontánea. Cuando la hipnosis se utiliza de forma responsable en una terapia psicológica, tras una adecuada evaluación del paciente, es un tratamiento seguro. Sin embargo, como toda intervención psicológica, si la aplica un profesional sin la debida formación y experiencia, puede causar sufrimiento innecesario y dar lugar a diferentes inconvenientes. La hipnosis clínica, como cualquier técnica de intervención psicológica, es segura en manos de un profesional de la psicología clínica debidamente entrenado y experimentado.

Aplicaciones

1 Ansiedad
2 Baja autoestima
3 Depresión
4 Estrés
5 Miedos
6 Perder peso
7 Dolor crónico
8 Preparación al parto

Descargas gratuitas

Suscríbete gratuitamente a nuestro boletín de noticias y descarga estas guías informativas:

  1. Guía de la ansiedad
  2. Guía de las crisis de ansiedad
  3. Guía del TOC
  4. Guía de la relajación

Nombre (sin apellidos)

E-mail

Solicita información sin compromiso

Te invitamos a que nos llames para ampliar la información que necesites sobre nuestra forma de trabajar o cualquier otra información que necesites de nosotros. Queremos escucharte.

Pedir cita